chile jornada espiritualidad mjs 2 567x320¿Quiénes somos?

- Un movimiento de referencia , compuesto por diversos grupos y asociaciones juveniles que nos reconocemos en la espiritualidad juvenil salesiana y en la pedagogía heredada de Don Bosco y Madre Mazzarello.


- Una propuesta de carácter educativo-pastoral ofrecida a todos los jóvenes para hacernos sujetos y protagonistas de nuestro crecimiento humano y cristiano. El MJS es un lugar privilegiado para que, como jóvenes, descubramos nuestro proyecto de vida; entendiendo que el discernimiento vocacional es el fruto maduro e imprescindible de todo crecimiento humano y cristiano.
- Movimiento “de jóvenes para los jóvenes”, una realidad abierta a todos los grupos, desde aquellos de amplia acogida: deportivos, artísticos, culturales, sociales, hasta aquellos más comprometidos en un camino de fe y de formación más sistemática. Ningún grupo juvenil animado por la Familia Salesiana debe considerarse extraño al MJS.


¿En qué creemos?

- Creemos que Dios Padre nos ama profundamente.
- Reconocemos a Jesucristo como Buen Pastor, que busca nuestra plenitud y felicidad en el tiempo y la eternidad.
- Constatamos que el Espíritu Santo ha suscitado en la Iglesia y en la vida de Don Bosco un estilo original de vida cristiana y de trabajo inspirado en una forma especial de leer el Evangelio y seguir a Jesús, que llamamos Espiritualidad Salesiana. Los rasgos que la definen la describen como una espiritualidad de lo cotidiano, de la amistad con Jesús y María, del optimismo y la alegría, del amor a la Iglesia, y del compromiso por el Reino.

¿Qué queremos?

- Testimoniar a Cristo con otros jóvenes, promoviendo la fe y el anuncio del Evangelio con alegría a quienes todavía no lo han acogido en sus vidas.
- Alcanzar la “santidad” estando inmersos en nuestra vida cotidiana. El lugar privilegiado de encuentro con Dios es la vida y los espacios donde transcurre: la familia, el aula, el trabajo, la calle, el patio, los espacios de organización ciudadana y política.
- Ofrecer a todos los jóvenes la oportunidad de hacerse sujetos y protagonistas de su crecimiento humano y cristiano, con audacia misionera, con voluntad de incidencia tanto en lo civil como eclesial.
- Trabajar en red a favor de la dignidad de la persona, de la promoción de las y los jóvenes, de la solidaridad con los pobres, y promover una experiencia significativa de vida eclesial.